¿Cómo cambiaron los Consumidores a un año de la llegada del Covid?

Canal modernoUn año ha pasado desde la llegada del Covid 19 al país, y una de las industrias más afectadas ha sido la del consumo masivo, especialmente la categoría asociada al canal moderno. El aumento explosivo del e-commerce junto con los cambios de hábito de los consumidores en tiempos de pandemia, ha obligado a las empresas a reinventarse y cambiar sus estructuras de trabajo con el fin de satisfacer las necesidades de un nuevo cliente.

Con los datos del año pasado, es posible perfilar dos tipos de consumidores de acuerdo con lo que se vio reflejado en los supermercados: los consumidores que se vieron afectados económicamente y migraron a formatos más asequibles, y aquellos que no se vieron afectados monetariamente, pero sí en su movilidad. En este último caso, los consumidores han privilegiado los puntos de venta más cercanos a sus hogares y han elegido productos con valor agregado.

El comprador “ahorrativo” busca los formatos familiares, económicos, pero por sobre todo las promociones. Experimenta el “hágalo usted mismo” en su máxima expresión y busca recetas para cocinar en casa, ya sea pan, galletas o pasteles. También ha disminuido el consumo de carnes, sustituyéndola en cierta medida por cecinas, salchichas y huevos. Esto explica el alza en abarrotes, panadería, pastelería y autoservicio.

En el caso de los compradores que perdieron movilidad, mas no ingresos, fueron los que hicieron mayor traspaso de restaurantes y bares al supermercado. Es decir, es un consumidor omnicanal: es un perfil que bebe alcohol en casa, no solo los fines de semana, sino que de manera frecuente y que también busca la facilidad y practicidad en el consumo, por lo que prefiere platos listos o preparados y productos con un claro valor agregado ya sea en sustentabilidad, beneficios de seguridad o salud. De aquí se infiere el aumento en algunas categorías de alimentos premium, como en envasado y bebidas alcohólicas, que durante octubre duplicaron su variación de ventas.

Las ventas de alimentos en el canal moderno se han mantenido con alzas importantes durante los últimos meses. De hecho, la variación de ventas entre el 2019 y el 2020 aumentó en un 85%.  Este factor se produce por el enfoque de los retailers en abastecerse con las categorías básicas de alimentos que responden a la canasta familiar de los chilenos.

Otro punto para considerar dentro de este nuevo consumidor es el aumento que obtuvo el 2020 el mejoramiento del hogar. La línea “hardline” (juguetes, vasos, ollas, entre otros) en supermercados varió sus ventas gracias a los productos de ferretería, lo que se vio reflejado en un incremento de la variación de ventas de un 126%. En tanto, los accesorios de limpieza, baño y cocina fueron los que mayor crecimiento tuvieron en su categoría, con un 67% de aumento.

En tanto, respecto a los productos de limpieza en el hogar, se espera una tendencia a la baja a medida que las restricciones sanitarias disminuyan y las vacunas desarrollen una efectiva inmunidad. Los expertos proyectan que durante el tercer y cuarto trimestre se podrán ver importantes avances. ¿Qué productos se deben observar? Desinfectantes, alcohol en gel, mascarillas y productos de aseo complementarios a la vida en casa.

 

La pandemia no sólo ha condicionado nuestro presente sino que ha acercado el futuro. Aceleró cambios, particularmente en hábitos y comportamientos de compra. Poder conocer y entender a las audiencias, así como atender las necesidades y gustos de los consumidores es tan importante como necesario para acercar las ofertas de productos y servicios que los clientes están esperando.

Compartimos además desde Goodbox Marketing, un análisis en profundidad de 6 características del nuevo consumidor y sus cambios de hábitos, brindando ejemplos y material útill para todos los profesionales de Marketing y Ventas.

Descarga el ebook aquí

Write a comment