Tres conceptos claves que nos dejó Latam Retail Show 2019

Mind the gap

Esta expresión utilizada en el metro de Londres se usa para avisar a los pasajeros de la existencia de un hueco entre el andén y el vagón del tren a la hora de entrar o salir de éste. Nada mas claro para explicar la distancia que existe entre el desempeño del Retail en países de Latinoamérica, y los países más desarrollados. La clave aquí es como podemos adaptarnos? Que cambios debemos introducir para estar actualizados y comenzar de a poco a incorporar prácticas que ya son habituales en otros países.

Como primera medida, entender que el mundo digital no es un problema para nuestra compañía, sino una oportunidad. Aquellas organizaciones que aún no estén digitalizadas serán las que más sufran en esta adaptación. Para poner un ejemplo claro, las tiendas departamentales tradiciones en Estados Unidos como Sears o JcPenney no lograron sobrevivir, pero si lo ha logrado Nordstrom, renovando todas sus tiendas, haciéndolas mas modernas, con tecnología aplicada en cada punto de paga, integrando todas las operaciones online y offline.

Amazon es uno de los etailers de más alto impacto hoy, y también logra llegar a la interacción física en las tiendas Whole Foods de Estados Unidos, o con las tiendas Monoprix en Francia. Este es un ejemplo claro de cómo las asociaciones entre compañías favorecen la aceleración.

El fin de lo propio

El concepto de propiedad está siendo desafiado. Los modelos comerciales que aprovechan los productos usados, restaurados o alquilados han llegado al mercado de la moda. La industria necesita prestar atención a medida que estos modelos continúan evolucionando. En cada vez más categorías, los consumidores eligen alquilar en lugar de poseer bienes directamente. Ejemplos simples y conocidos como Spotify suplantando las ventas de discos compactos, o Netflix reemplazando las tiendas de alquiler de video, pero vamos un paso mas. Pensemos en objetos personales. El trueque de prendas permite donar las prendas que ya no usamos y llevarnos a cambio algo que nos guste más. Con este acto nuestro consumo se convertirá en “Consciente “, no nos dará culpa seguir comprando y estaremos colaborando con alguna entidad benéfica, y a la vez liberándonos de kilos y kilos de materiales textiles.

Los millennials y centennials están muy pendientes de sus looks pero también tienen conciencia ambiental y evitan el consumo. A partir de esas consignas, Banana Republic, una empresa de Gap, ya ha lanzado un servicio de alquiler de prendas dirigido a captar el interés de esos consumidores. Se llama Style Passport, funciona con una membresía mensual y el fee incluye el envío a domicilio de hasta 3 prendas por mes y el servicio de limpieza.

La comida es la nueva moda

Es la tendencia de los nuevos centros comerciales, “ Food is the new Fashion” , cada vez mas los metros cuadrados de un shopping center serán destinados a locales de comidas, y no como conocemos actualmente los patios de comidas , sino con otras propuestas innovadoras y que invitan al consumidor a pasar mas tiempo dentro del centro comercial, compartiendo momentos sin comprar, comiendo, tomando un café, trabajando o compartiendo con amigos y familia.

Espacios abiertos con plantas, terrazas con mesas compartidas y food trucks por la noche son algunas de las opciones para ejemplificar esta tendencia.

Los “Food Halls“ son espacios que permiten la degustación de diversos platos gourmet de otras culturas, en un ambiente acogedor y bonito, que invita a quedarse. Es la propia democratización de la comido, es un espacio de integración.

Los jóvenes gastan un 24% de su salario en alimentación , representando un 5% de lo que gastan en ropa. 53% de los jóvenes están mas propensos a frecuentar un restaurante para salir.

El Objetivo es entonces transformar el centro comercial en un destino de felicidad para sus clientes , brindando diferentes oportunidades de entretención, pensando en eventos que mezclan shows en vivo, laboratorios de degustación, chefs invitados y altas dosis de diversión.

Nota: Franca Zunino